Por la musa

Entre versos infames renació el alma mía
una muy triste mañana agonizante y fría,
letras tristes caen, embadurnando mis hojas,
sometieron recuerdos hechos en paradojas,
secuestrando mi calma y la paz de cada noche,
atorándome de suspiros y de un reproche.

Hoy mis letras exigían brisas de alegría
pero el dolor del alma todo calor cubría,
¿Cómo puedo engañar a esa musa que me hería?
y pedirle que de su lluvia moje mi vida.
¡Llévate el sentir que anido por la poesía!
deja que viva en silencio tapando mi herida.

No le importaba la honda tristeza que sentía,
ni esa mirada vacía que me entristecía.
No le importaba esas mil noches en agonía,
mientras el tintero solo por ella escribiera
y en letras le dijera lo que mi alma sintiera.

Las letras de mi alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s