Quiéreme

Si me vas a querer,
quiéreme bonito,
quiéreme de verdad,
quiéreme en tus días grises,
quiéreme volando sin parar.

Si me vas a querer
quédate en mi sueños,
navega en mis tempestades
abrázame de alma a alma.

Si me vas a querer,
hazlo con mucho ruido,
¡Grítamelo cada mañana!
abrázame con tu mirada.

Si me vas a querer,
que sea en serio,
que sea por mucho tiempo
disfrutando cada momento.

Si me vas a querer
que sea para besarme
que sea para cantarme
que sea para adorarme

Te pido que…
Si me vas a querer
sea hoy, mañana y siempre
pero nunca a medias.

© Las letras de mi alma
24/11/2020
Mia

Yo traté

Trate de disipar tus miedos

de encarcelar tus objeciones

trate mil veces de quedarme

pero tu me pedías que me fuera

Eran tus palabras lanzas hirientes

veneno que corroía mi sangre

era tu mirada fatal mordaza

de tantas negativas a nosotros

Trate de lidiar contra todo

de quedarme cada vez que me retabas

eran tus manos que quitabas

cuando te pedía más caricias.

Como cruel destino errante

vagabas por mis pensamientos

Yo quería solo que me abrazaras

y tu insistías en mostrarme tu infierno.

Yo aceptaba tus tormentas,

y tu me alejabas para que no las padeciera,

eran tus miedos no mi amor,

era tu dolor no mi pasión.

Yo obsesiva seguía aguardando

que entendieras que te seguía amando

pero tu con tu lucha interna

me convencías de esta dolencia.

Hasta que me deje vencer

hoy nos separo tu proceder

y alguna vez que miro el atardecer

se que me ves y mueres por volver

Pero yo ya no tengo fuerzas

y ya mi corazón no quiere sufrir

solo espero que puedas vivir,

consiente que me dejaste ir.

Las letras de mi alma

poetasenversos

Siento tu tristeza
siento la cruda realidad
siento un suspiro en la brisa
siento que escucho tu palpitar.

Podria decirte que soy tu paz,
pero la historia nos enseñó
que soy tormenta en tu mar,
podriamos volver a empezar,
pero sabríamos como va a terminar.

Fuimos puntos suspensivos,
historia que no podemos acabar,
que intentamos releer mil veces,
porque nos sabiamos como soltar.

Quisiera decirte que estoy inundada de ti,
que te recuerdo entre mis letras,
y las que leo por ahi, entre tantos versos,
que sienten pena por ti y por mi.

A ti podría decirte mil cosas que senti,
que si de amor me preguntan
volveria al sitio en donde contigo lo viví,
y se que a ti te pasa lo mismo que a mí.

Volver a los momentos felices
me regalan Infinita inspiración,
y es que para mi poesía,
tu sonrisa era mi vital razón.

Te atravesaste en mi vida,
y te quedaste atorado ahi,
entre mis locuras y penas,
tus recuerdos viajan por mis venas.

Tú también sabes que es difícil
vivir la vida sin tu compañía,
pero antes la vivia muerta en vida
y después de ti sigue así.

Miranda

Me condenaste en vida

Me condenaste en vida al frio amanecer.

He sido silenciosa testigo de tu aislamiento, hay un vacío que aún siento y que quizás solo el tiempo podrá llenar, pero por ahora vagan solo los recuerdos y te miro en cada amanecer sonriendo, puedo verte observándome con esa emoción que sentimos en algún momento en nuestro pasado, hoy solo eres ese provocador de suspiros, ese pedazo de mi corazón que me hace falta, el que te robaste cuando te marchaste.

Cuando el frío arremete contra mi piel, es cuando me hace falta el abrigo que me hacía con tus brazos, por ahora… sola me abrazo tratando de recorrer las caricias que alguna vez se posaron en mi piel, y muerdo suavemente mis labios, tratando de compensar los besos perturbadores que me imprimiste y que hoy extraño.

Me condenaste en vida al frío amanecer y ahora solo me queda sobrevivir al insomnio que eufórico me hace consumirme las madrugadas, al compás de un amor que me ha marcado y que tendré que guardarme, seguirá la luna preguntándome ¿donde esta aquel amor con el que la veía en cada noche? Y yo seguiré guardando tu espacio en mi cama, como guardaré para siempre en mi vida tu esencia, en mis letras, en mis sonrisas fingidas, en aquellos ¡Estoy bien! cuando el mundo se atreva a preguntarme si ya te olvidé.

Las letras de mi alma

Se lo que necesites

Ser lo que necesites

Mi obscurecida y triste alma

siente gotas de rocío,

tu mirada penetrante

que se apiada de la mia

y en instantes me acaricia.

Entro suave en tu tormento,

me cuelo entre tus heridas

sintiéndote en tu dolor,

aferrandome a tu llanto,

yo voy limpiando tus penas

Quiero en tu alma entrelazarme,

quiero que al sonreir me sientas,

no me temas más y abrázame,

ser yo lo que necesites,

¡Que no necesites más!

Aqui estoy dentro de ti

en el borde de tus labios,

hurgando entre tus lunares,

hablándole a tus silencios

componiendo nuestros sueños.

Las letras de mi alma

Mi peor pesadilla

Mi peor pesadilla

Desperté, asustada a media noche, sentía el frio que atravesaba mi cuerpo, sudaba miedo y no entendía que sucedía, no quería abrir mis ojos, los apretaba y me abrazaba pensando repetitivamente – ¡Es mi imaginación! ¡es mi imaginación! y apretaba mis labios ya que el frio involuntariamente emitía ese chasquido de dientes, pero la curiosidad me venció, abrí poco a poco mis ojos y lo que veía no me parecía irreal, vi a a una mujer pelo largo, anciana que trataba de tocarme, no podía verla a los ojos, mis latidos acelerados me mantenían vulnerable e inmóvil ante esa fuerza que me tenía aferrada a mi cama, ¿Qué quiere? ¿Qué busca en mi? ¿Por qué yo? Solo escuchaba un sollozo, un alma herida, perdida, no se quién tenia más miedo ¿ella o yo? No podía emitir palabras solo sonidos y en mis pensamientos me trataba de comunicar con ella desde mi interior, podía escuchar como se movían las cosas alrededor, se escuchaban caer y ese frío… ese maldito frio se acrecentaba, la vi que empezo a agacharse, estaba a punto de tocarme, y no aguante más, me levanté de la cama y corrí hacia la puerta, algo me llevo hasta el jardin y esa sensación, ese susto me hizo llorar, sentía su pena, se metió en mi, al limpiarme los ojos, y era roja, mis manos estaban ensangrentadas, logré sacar un grito desgarrador, sentí mucho dolor en mi cuerpo, y me retorcía, me dolía, me ardía la piel, sentía golpes y no los soportaba, ¡yaaaaaaaa déjame!, te lo imploro, y solo escuchaba en susurro con una voz muy triste … siente el dolor que me mató.

¡Ahhhhhh! desperté, con un dolor inmenso en el pecho, estaba en mi cama en mi cuarto, era solo una pesadilla, pero lloré durante unos minutos, sentí el infierno bajo mi piel, sentí que ese ser me mostró el dolor padecido, la forma mas vil de morir, con las torturas más crueles, la sentí, la soñe muchas veces más, pero solo era su presencia, nunca más la vi, a los días supe por una vecina, que en esa casa, en mi cuarto, asesinaron a una mujer mayor, por robarle, supongo que era ella, supongo que revive noche tras noche esa historia, un alma en pena, que aún no descansa y que así como ella sufre, quiere que otros sufran en carne propia su pena.

Basada en una experiencia personal

© Las letras de mi alma

Yo prometo

YO PROMETO

Yo prometo…
Ser fiel a mis principios,
no dejarme nunca vencer,
siempre cuidando mi proceder,
avanzar dando pasos seguros.

Yo prometo…
Ser resilente para lo que venga,
afrontar mis errores con dignidad,
enfocada en mejorar mi realidad,
pero no dejando nunca de soñar.

Yo prometo…
Amarme en cada una de mis etapas,
haciéndome siempre prioridad,
reflexionando mi actuar en soledad,
y si caigo levantarme y continuar.

Yo prometo…
Aceptar quien soy sin miedo,
cambiar lo que crea necesito cambiar,
no dejarme por otros pisotear,
y si algo ¡no puedo! por lo menos tratar.

Yo prometo…
Aprender de mi entorno para ser mejor,
madurar con los daños y crecer
que no todo se logra solo con querer,
que siempre alguna lección gané.

Yo prometo…
Dedicarme tiempo para mi,
no aceptar prohibiciones en mi vivir,
nunca limitarme en mi pensar y sentir,
y ser sincera aunque se alejen de mi.

Yo prometo…
Llorar cuando quiera y gritar cuando necesite
no ser muñeca de vitrina sin opinión
callarme mi dolor o mi amor no será opción,
y reírme sin mesura hasta de mi error.

Yo prometo…
No arrepentirme de nada pues todo sirve,
no dudar para no enfrentar la incertidumbre
necesito saber ¿qué hay en la lumbre?
prefiero vivir que morir con el -y si hubiera…

Yo prometo…
Aceptarme día a día, quererme y respetarme,
seguir mis normas no las impuestas,
romper estereotipos y lograr mis metas,
rehacerme cada vez que me caiga a piezas.

Yo prometo…
No abandonarme aunque las penas sean duras,
y si no hay ayuda y muy frágil este mi alma
aun con miedo, yo encontraré la calma,
lucharé por ti hasta que la muerte nos separe.

Las letras de mi alma
25/10/2020

A solas pero con nosotros

A solas pero con nosotros

Déjame llorar una y mil veces más,
que el pasado me sigue noche tras noche,
y tu recuerdo hunde lentamente mi andar

Déjame tomarme poco a poco tu recuerdo,
crucificarme entre mis lamentos,
sollozando en las paredes de mis indecisiones,
tomando a bocanadas este adictivo dolor.

Resucitaré cada noche mis ganas entre sueños, cuando el insomnio me lo permita,
acompañada de la luna bohemia voy a brindar
por aquella despedida donde dictaste el final.

Levantaré mi mirada sobre el frío de la soledad,
me acurrucaré entre sabanas y almohadas que fueron fieles testigos de mi entregada pasión.

Déjame quedarme con lo que me pertenece,
con tu pasado y todos esos amaneceres,
con el diluvio de besos y el torbellino de caricias, con la luz de tu mirada y con los falsos ¡te quieros! que sentí adheridos cuando fusionamos nuestros latidos.

Guardaré tus ayeres para traerlos a mi presente, aunque desgarre mi alma y mi ser enferme de ansias por no tenerte.

Déjame y vete, que entiendo bien que si te despediste es por que jamás te quisiste quedar y solo esperabas ansioso el momento perfecto para marchar.

Déjame, que yo reviviré cada momento, cada noche, cada mirada, a solas… sin ti, pero con nosotros siempre.

Las letras de mi alma

Eres increíble

Es increíble que a pesar de tener el dolor a cuestas aún te quedan fuerzas para sonreír,
Es tan maravilloso ver que te aplastó la vida con las injusticias del destino y aún tienes ganas de vivir,
es simplemente digno de admirar, que aún con tus pies heridos, aún veas el camino a seguir y te propongas a caminarlo.
Es sorprendente que aún sin ayuda y viendo algunas espaldas aún estes dispuesta de brindar tu mano para ayudar.
¿Cómo lo haces? -le pregunté
Entendiendo que lo único que necesito es ¡creer en mi! materializando el ¡YO PUEDO! Aunque a veces lo grite desde el suelo, mañana lo podré decir desde el aire.

Las letras de mi alma